miércoles, 1 de abril de 2009

La via fantasma.

El recorrido que les muestro
es parte del ramal a Loncoche-Villarrica que ya no existe,
el por qué de esto, no lo entiendo.

Fue un recorrido hermoso que nos llevaba a la zona lacustre
llegando a tener oficina incluso en la cuidad de Pucón
donde nunca se vio una locomotora,
pero que desde ahí zarpaban balsas con madera
que se descargaban en el sector del “yating
para luego ser cargadas en los colosos y ser trasladadas hasta Loncoche.

También salía un tren de pasajeros donde viajaban decenas de turistas
dispuestos a disfrutar de los atractivos del lugar.

Los dejo con esto que para algunos serán bellos recuerdos.


Inicio de la vía fantasma Loncoche a Villarrica.


Estación de Huiscapi. Ahora es una casa sentada
esperando que vuelvan las vías que la abandononaron
para no volver nunca.

foto de la estación de Villarrica


Así, solitaria la estación,
que ahora sólo es un estrecho verde y abandonado,
sólo una cicatriz con restos de pasado,
mira al volcán acompañado por su lago
y la ciudad que vio de niña crecer.

Cuánto se ha perdido,
cuánto que olvidar...
Dígame usted
¿Era necesario?

jueves, 20 de noviembre de 2008

Para Pablo.





La Via Ferrea tiene poesía,
es poesía y está en sus restos,
en lo nuevo, en los recuerdos,
tiene sentimientos y vida,
Amor...

Fue el sufrimiento y la alegría de muchos
y muchas familias,
fue el esfuerzo de la gente,
esa que trabajó abriendo senderos,
que traspasó montañas,
que creó pueblos y en ellos se quedó.

Ahora es olvido,
poesía, nostalgia, magia.

Hoy dedicaré esta entrada a uno de los grandes de Chile
Pablo Neruda.
que escribió estos versos inspirado en los paisajes que veía desde el tren
"Aromos rubios en los campos de Loncoche."
Un poema de la historia.
Un poema de la vida, de lo que se ve en el Sur.
De Pablo para su deleite.

"Aromos rubios en los campos de Loncoche.

La pata gris del Malo pisó estas pardas tierras,
hirió estos dulces surcos, movió estos curvos montes,
rasguñó las llanuras guardadas por la hilera
rural de las derechas alamedas bifrontes.

El terraplén yacente removió su cansancio,
se abrió como una mano desesperada el cerro,
en cabalgatas ebrias galopaban las nubes
arrancando de Dios, de la tierra y del cielo.

El agua entró en la tierra mientras la tierra huía
abiertas las entrañas y anegada la frente:
hacia los cuatro vientos, en las tardes malditas,
rodaban —ululando como tigres— los trenes.

Yo soy una palabra de este paisaje muerto,
yo soy el corazón de este cielo vacío:
cuando voy por los campos, con el alma en el viento,
mis venas continúan el rumor de los ríos.

A dónde vas ahora? —Sobre el cielo la greda
del crepúsculo, para los dedos de la noche.
No alumbrarán estrellas... A mis ojos se enredan
aromos rubios en los campos de Loncoche."

Pablo Neruda, 1923.

Estos son los aromos que inspiraron al poeta.







Aromos rubios en la "Rinco" de Loncoche


Aquí un video de Pablo en una locomotora y parte de la "Oda a los trenes del Sur".

video
video bajado de youtube

Aviso:

Me gustaría pedirle a las personas que visitan este blog que si dejan un comentario dejen tambien su correo o algo para luego avisarles cuando suba una nueva entrada, o se hagan seguidores del mismo.

Atentamente
Manuel jara.

sábado, 13 de septiembre de 2008

Para los que están lejos...

Para los que dejaron estas tierras, 
Que se sienten parte de este suelo
Este, que más que glorias 
Lleva penas en sus hombros
Llantos… de vivir aquí, de haberlo dejado
Llantos de tristezas, de recuerdos.
La tierra está húmeda y fangosa
Recuerda que un día corriste y te levantaste sin llorar
Con sueños te fuiste sin mirar atrás 
Bajo los aromos viste el río pasar 
Y en la estación la serpiente luminosa
Rugía imponente en su andar
Mientras te veía adornar tu niñez
Con tu alegría y tu pelo desordenado
Ya pasó el tiempo
Y seguirá pasando
Ahí quedaron las monedas 
Aplastadas por las ruedas del vagón
No las volveré a ver y a ti tampoco.

 




Hay historias que son parte de la vida de la gente de Loncoche y otras que sólo han pasado por aquí. Recuerdos de niñez de amores, pololeos, aventuras, etc.
Esto está dedicado a los que alguna vez estuvieron cerca de estos rieles.

A Cynthia, que vivió aquí y tubo que marchar, con cariño estas fotos.

A Walter, mi amigo, que dedicó una entrada en su blog para mis fotos y videos, muchas gracias (si quieren verlas el link está al costado derecho de este blog).

Para angélica una amiga que pasó por estas tierras y se llevó en su vientre un hermoso recuerdo.

En fin, a todos mis amigos que siguen visitando este lugar hermoso y abandonado.

jueves, 8 de mayo de 2008

Noches



Una noche sentado en ese lugar esperando a Nadie, por que Nadie tenía que llegar, me sentí triste, recordé momentos donde la luz iluminaba el pasar del Tren, moldeando nuestras sombras en el andén, este andén que es el del olvido, así como los que rodean esta ciudad, todos esperando ser iluminados por esta luz.
Cuando Nadie llegó conversamos hasta el amanecer, le pregunté si seríamos olvidados como le pasaba a este andén, no me supo contestar, lo único que me dijo es que teníamos nuestro tiempo de uso como el de una radio, y le dije que habían algunas que a pesar de los años aun funcionaban, concluimos que se resisten a morir, a ser olvidadas así como las locomotoras que iluminan este andén, así como los viejos que la visitan.
Doctor Otto:
¿Seremos olvidados como los andenes del Sur?


... y un regalo para usted...

y para nuestro amigo Francisco Gallegos...


video
De ANOSINó producciones
a Don Francis
W Y M.
PD: la luz de fondo es tuya. (francisco)

martes, 22 de abril de 2008

La solitaria Estación







La más recorrida por nuestros recuerdos, la Estacion de Loncoche, el albegue de poétas y pintores, filósofos y músicos soñadores nostálgicos. Cómo no dedicar palabras al andén que durante noches nos acogió esperando el tren fantasma que nos llevó a viajar por el recuerdo y las historias de los trabajadores anónimos que cicatrizan montañas, rios, valles y praderas llevando a cuestas la Serpiente Luminosa.
Ella se queda esperando que lleguen nuevamente los viajeros del mate, la malta, el café, el sandwich, el huevo duro. Es triste verla solitaria y hoy más que antes, Ella comprende los felíz que eres, porque quisiera ser así, libre para caminar sobre los durmientes.
Hoy sueña que volverán, volveras, volveré y nos reuniremos a escuchar música y a esperar el único tren que se detiene, por que somos los únicos pasajeros que se van y vuelven por la mañana.


lunes, 4 de febrero de 2008

Mi niñez en la Via Ferrea


Mis primeros viajes los recuerdo por que eran hacia la capital, no recuerdo mucho como era Santiago, solo recuerdo el viaje de vuelta, en tren, en una locomotora como la que está en la foto, es por eso que la publiqué. En este viaje fuimos con mi familia a buscar a mi hermana, ella vivía allá y mi padre la traía a mi ciudad natal, Loncoche, a vivir con nosotros.
Recuerdo que mi mamá fue a comprar unos completos, por que el viaje era largo. Mi hermana y yo estabamos en el carro esperando que el tren partiera, de pronto el tren hizo sonar su claxon y comenzo a moverse, mi corazon latía a mil por hora y no por la emosión de que el tren se moviera, como es ahora, si no por que mi mamá y mi papá no llegaban aún a mi lado, creo que fue la primera vez que me sentí Abandonado, es por eso que recuerdo esto, lo que no recuerdo es si llegaron o no, pero parese que si.

La imagen es de la pagina www.trenchile.com